Molusco Contagioso Genital

Como ya hemos visto con anterioridad, el molusco contagioso es una enfermedad vírica de la piel, que destaca por su elevado porcentaje de contagiosidad. Generalmente las personas infectadas por la misma, la adquieren después de haber tocado una herida o pústula infectada como la principal de las causas de su aparición. Pero en el caso de los adultos, también puede transmitirse a través de las relaciones sexuales. En este último caso, las lesiones perladas que produce el molusco contagioso se concentran en la zona genital y anal. Y aunque estos nódulos son indoloros y no producen picor, es mucho más molesto para los pacientes que desarrollan estas alteraciones de la piel en esta zona concreta de su cuerpo, que para el resto de pacientes. Estos nódulos se desarrollan en la zona exterior de los genitales y tienden a medir entre 2 y 5 milímetros de diámetro.

Esta manifestación de la enfermedad se da en personas adultas que sean activas sexualmente. Y debemos remarcar que resulta preocupante el aumento del número de casos clínicos de molusco genital, que surgen en diferentes partes del mundo.

El principal consejo a seguir para un contagiado es detener su actividad sexual para no extender el virus.

Las lesiones que produce el molusco contagioso en los genitales son iguales al resto de manifestaciones de esta enfermedad. Estos nódulos se asemejan a granitos, pero de color rosado y perlado. Pero en este caso, al estar en la zona genital, es frecuente que estas heridas se confundan con el herpes genital, errando el tratamiento a seguir.

Es fundamental, como en el resto de los casos, acudir a la consulta de un médico para que, tras una biopsia en la zona lesionada, identifique la enfermedad y elabore un tratamiento eficaz contra el molusco contagioso. En este caso, al igual que en los otros, la mejor manera de terminar con esta alteración es recetar cremas de tretinoína, o una solución de cantaridina, o acudir a la cirugía.

Habitualmente, los pacientes tratados de molusco contagioso se recuperarán de esta enfermedad en 2 o 3 meses, sin aparentes lesiones en la piel, ni mancha alguna. Salvo en el caso de enfermos de SIDA, que pueden padecer complicaciones secundarias.


Seguirnos en Twitter